La era de la Tecnología: una nueva revolución industrial que desata viejos fantasmas

El avance de la tecnología ha sido sin duda un fenómeno que ha facilitado la vida de las personas y ha ayudado a crear riqueza y bienestar en el mundo, sobre todo en el mundo desarrollado. Pero llegados a este punto, puede que la influencia de la tecnología comience a ser un serio problema para una parte importante de la población mundial, la era de la tecnología vuelve a remover viejas hipótesis que ya se pusieron sobre la mesa en otras revoluciones anteriores: mayor tasa de paro, un mundo más desigual y los robots en lugar del hombre como protagonistas del proceso productivo. | La gran paradoja de nuestra era: la tecnología destruye empleo y fomenta la desigualdad

Sigue leyendo

Los robots robarán el 50% de trabajos humanos en un futuro próximo, dice el MIT y Profesores

Los robots tendrán casi la mitad de los empleos en el mundo de los seres humanos, se ha afirmado. Reuters

Robots will steal around half of all jobs around the world in the not too distant future as the globe has entered a second age of machinery that will have a more profound effect on society than the onset of the industrial resolution, claim academics.

Sigue leyendo

“Sobran seres humanos”: por qué va a desaparecer el 47% de los puestos de trabajo

No hace tanto tiempo, la idea de un mundo en el que las tareas más arduas fueran realizadas por robots, lo que permitiría al ser humano dedicarse a labores creativas que le autorrealizasen, fue vista como utopía liberadora, una suerte de cielo en la tierra que nos conduciría a otra etapa como especie. Pero ese futuro brillante, lleno de máquinas que nos descargarían de los trabajos mecánicos, también trajo consigo un buen número de amenazas que la cultura se encargó poderosamente de reflejar en obras que fueron desde 2001, una odisea del espacio hasta Matrix. Los robots, la inteligencia artificial y los programas informáticos que aprendían por sí mismos fueron percibidos como paraíso o como apocalipsis.

Hoy reviven esas mismas esperanzas y otros mismos miedos ante la posibilidad de que las máquinas vuelvan al centro del progreso. La llegada del big data está afectando sustancialmente a los procesos laborales y está transformando el modo en que entendemos el mundo, al igual que lo hace la implantación de un cada vez mayor número de robots en las fábricas. La posibilidad de producir exclusivamente a través de máquinas parece estar a la vuelta de la esquina, afirman los expertos, y aunque no fuera así, los cambios que ya han generado la mecanización y tecnificación acelerada de los procesos de producción está siendo de tal magnitud que hará que en el futuro cercano se destruya gran cantidad de puestos de trabajo.

Sigue leyendo

Un informe describe el pavoroso futuro al que nos aboca la innovación

La evolución del modelo postindustrial generado por las nuevas tecnologías va a transformar nuestra sociedad de una manera radical. El paso de la sociedad de la producción a la de la innovación, que ha puesto en primer plano la gestión del talento, tendrá enormes repercusiones socioeconómicas en los próximos veinte años, afirma el Informe España en el mundo 2033, dirigido por Javier Solana para PWC, realizado a partir de la investigación desarrollada por Ángel Pascual Ramsay y Álvaro Imbernón, director e investigador del programa de Global Risks de Esade-Geo Center for Global Economy & Geopolitics, y que ha contado con la colaboración del equipo de Crecimiento Inteligente de PWC.

En su apartado «La innovación como base de todo», señalan que situar a ésta en el lugar central va a dar paso a una sociedad muy distinta. Aunque los investigadores no señalen esta tendencia como algo negativo (más al contrario) lo cierto es que su descripción asusta, y mucho.

Según el informe, el mapa laboral, y con él, el geográfico, se concentrará en centros o polos de empresas donde concurrirán los trabajadores altamente cualificados. Estos nodos de innovación acapararán la mayor parte del crecimiento económico, actuando como catalizadores de desarrollo, y se situarán en las áreas urbanas de los grandes mercados. En ese contexto, y aunque la innovación disruptiva de alto contenido tecnológico pueda aglutinarse en países como Israel, Singapur, Suecia o Finlandia, serán las principales ciudades económicas del planeta las que atraigan la mayor parte del crecimiento.

Sigue leyendo